(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Statistics

D o B a . donaldobarros donaldobarros Posts

‘Tokyo Tower’.

Share 1561 3

🇯🇵 - #tb

Share 1129 5

El Fushimi Inari-Taisha, es un templo sintoísta con más de 1.300 años de historia. Se le conoce mundialmente por los miles de ‘toriis’ (marcos rojos) que lo conforman. Cada ‘torii’ es producto de una donación por parte de una familia, una compañía, o un particular, con la intención de dar una ofrenda al espíritu de Inari, el cual está asociado con prosperidad por ser el protector de las cosechas, especialmente de arroz. Se dice que en el Fushimi Inari-Taisha hay más de 32.000 ‘toriis’ pequeños, llamados santuarios. - Este templo es considerado un símbolo de Japón gracias a su belleza. Está ubicado en Kioto, y se los puedo garantizar: ¡es espectacular! - Cuando lo conocí el día estaba lleno de luz. Llegué a eso de las 9 de la mañana y ya estaba lleno de gente; es normal. No solo los turistas se dan cita en este hermoso templo, sino los mismo locales que no dejan de sorprenderse ante sus propias riquezas culturales. - Subí hasta el final, donde saqué una manzana, tomé agua, y me comí una barrita. Descansé. Admiré. Agradecí. Era emocionante estar en la cima de un lugar tan hermoso y mundialmente admirado. Estar allí era una realidad, y fue simplemente emocionante. - Al rato me dispuse a bajar, pero en vez de hacerlo por donde iba todo el mundo, me descoloqué y agarré por otro lado. Pasaba ‘toriis’ y ‘toriis’, hasta que me hallé solo en la montaña. Me perdí. Ya había bajado tanto que no quise ir hacia atrás. “En algún lado saldré”, me repitía una y otra vez. - Salí en una urbanización a 30 minutos a pie de la entrada del templo. No entendía nada. No me podía comunicar, pero me las arreglé. Me puse a traducir ‘unas señales de auxilio”, y logré que me ayudaran. Una señora me llevó hasta la entrada del templo, y volví a arrancar de cero, espacialmente hablando estaba ubicado nuevamente. - En síntesis: fue una experiencia maravillosa. Iría muchas veces. Es un lugar maravilloso que ojalá muchos tengan la oportunidad de conocer. Llegué, subí, bajé, me perdí, me ubiqué, y retomé el control. Estaba solo con mi morral y mi cámara, pero acompañado de otra gran oportunidad de reforzar la diferencia entre existir y vivir. - Si vas a Japón, no dejes a Kioto por fuera.

Share 1593 8

Ir a Japón se dio de una forma muy natural. Stefany Hernández (atleta venezolana, bronce en Río 2016) me dijo: “hermanito, ¿por qué no te vienes conmigo para Argentina que tengo una competencia allá? ¡Unimos el arte con el deporte y documentamos eso como ganadores!”, pero le dije que para Argentina no iba a poder porque estaba comprometido en esas fechas. Al rato me dice: “la próxima competencia es en Tokio, ¿te vienes? Voy a ir a probar la pista para las olimpiadas”. Para las fechas del viaje a Japón estaba más libre, además de que era una gran oportunidad de tocar el suelo de las próximas olimpiadas como parte de su equipo. Le dije que sí, y quedamos en encontrarnos en el hotel el 7 de octubre, así tal cual. - Viajé para Madrid, y a los 3 días volé para Tokio. - “¿A quién conozco en Tokio?”, pensé. Allá vive una amiga que hace años no veía: Luza. Le escribí y le pedí que por favor me esperara en el aeropuerto. Aterrizando en Tokio tenía un mensaje de ella: “nos vemos afuera, estoy llegando”. Fue de gran alivio saber que alguien te está esperando en una tierra tan lejana, además para afrontar el primer contacto de un viaje que poco pude planificar. Una vez con Luza, nos lanzamos a la ciudad. Dejamos la maleta en la oficina de su hermano, y nos fuimos a caminar. Yo estaba reventado después de un vuelo de 13 horas, pero ya allí el cansancio era lo de menos. - Apenas dejamos la maleta nos fuimos a Shibuya. Allí nos encontramos con Eri, mi única amiga japonesa que además solo conocía a través de Instagram. Casualmente Eri andaba por ahí y al escribirle nos conseguimos. Vimos los cruces peatonales de Shibuya, compartimos un rato, y fuimos a buscar la maleta. Eri, que vive a una hora de Tokio, se ofreció para ayudarme a llegar a mi hotel, pues quedaba un poquito lejos, en Odaiba. - Llegamos al hotel. Eri estuvo conmigo ayudándome con el registro. Al rato nos despedimos y me instalé. - Me senté en la cama y me dormí profundo. Al rato sonó el teléfono. “Baja, pues”; era Stef. “Dale, voy”. Bajé y nos dimos un abrazo inmenso. “Lo logramos”, dijimos. - Así de simple fue nuestra llegada a Tokio.

Share 4709 37
Advertisement
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

—> 大阪 <—

Share 2822 20

“El elogio de la sombra”. ||「陰翳礼讃」 - Junichiro Tanizaki - #tb

Share 1263 5

Picardía. || Mischievous. || いたずら。 - #tb

Share 2005 12

Shibu. 🇯🇵 - (bis) - #tb

Share 1341 5

Inemuri. |🇯🇵| 居眠り。 - ¿Quieres saber qué es? Entra en mi historia. - #tb

Share 1219 5

Desde mi ventana. || From my window. || 私の窓から。 - #tb

Share 1421 5

Un buen hábito. || A good habit. || 良い習慣。🚲 - #tb

Share 1375 2

Entre culturas. || Between cultures. || 文化間。 - #tb

Share 1594 8
Advertisement
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Sonríe. || Smile. || スマイル。 - #tb

Share 2649 18

1308 años después. || 1308 years later. || 1308年後。 - #tb

Share 2464 10

Un guiño con dirección de arte. || A wink with art direction. || アートディレクションのあるウインク。 - #tb

Share 3544 23

Una familia normal. || A normal family. || 通常の家族。

Share 2324 11

En la búsqueda. || In the search. || 検索で。

Share 1094 5

Sorpresa. || Surprise. || 驚き。

Share 1308 2

Raijin. || 雷神。

Share 2795 26

Desayuno. || Breakfast. || 朝ごはん。

Share 2948 9
Advertisement
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Templo Hōzenji. || Hōzenji Temple. || 法善寺。

Share 1882 2

La cima de Higashiyama. || The top of Higashiyama. || 東山の頂上。

Share 2728 10

🚬

Share 1141 2

Cree. || Believe. || 信じて。

Share 1403 2